Seleccionar página

En qué basarte y cómo decidir si lo mejor para tu hijo es dejarlo llorar por las noches o ir en su ayuda cada vez que demanda atención es uno de los grandes dilemas de los padres. Realmente, no hay consenso entre los profesionales que te diga que es lo que está bien o mal, así que de nuevo será una de las muchas decisiones que tendréis que tomar en su educación. Nadie dijo que ser padres fuera fácil.
Hay que tener en cuenta que, el bebé pasa durante sus nueve primeros meses oyendo continuamente la respiración y el latir del corazón de su mamá, así como sintiendo su protección. Observando esto, nos damos cuenta que es muy lógico que el pequeño no quiera separarse de su madre ni un momento, ni siquiera para dormir. Muchas veces lloran por un alejamiento del lado de sus padres demasiado temprano, es conveniente ir adquiriendo unos hábitos que, paulatinamente, vayan alejando al niño de tu habitación. Es equivocado pensar que acelerar este proceso será lo mejor para la independencia de tu hijo.
Cuando se toma la decisión de cambiar el lugar de dormir del bebé se debe hacer con consecuencia, lo más normal es que el niño se resista a dormir solo por lo cual debes ser firme en tus decisiones desde el primer día. Si tu eres como una veleta le estás dando a entender que no controlas la situación y le puedes crear por una parte inseguridades o bien que se dé cuenta que según con qué actuaciones puede manipularte. Aunque son pequeños, ellos pueden notar que son nuestra debilidad y que pueden hacer de nosotros lo que quieran. Debemos recordar que nuestra misión además de quererle es educarle para que pueda afrontar el futuro.

BEBE LLORANDO
El día que decidáis cambiarle de habitación hacedlo porque penséis que es lo mejor para él y no porque sea lo mejor para vosotros. Al menos al principio, estate con él hasta que se duerma, asegúrate que no le falta de nada, y ten en cuenta que si se despierta en el transcurso de la noche va a notar tu ausencia, piensa que si tu sientes su vacío al no dormir a su lado, para él este vacío es todavía mucho más grande ya que tu es todo lo que tiene y necesita. Debes hacerle ver que, aunque no estés a su lado no le has abandonado.
Ni siquiera los expertos consiguen ponerse de acuerdo cuál es la mejor manera de calmar el llanto, hay quienes dicen que hay que personarse cada vez que este llora y los hay que dicen que la mejor solución es dejarlo llorar hasta que se acostumbre a la nueva situación.
Una de las primeras cosas que has de saber de tu bebé es que está demandando exactamente, has de reconocerlo mediante el llanto, esto te ayudará primeramente a detectar cuál puede ser la solución en cada situación.
Si reconoces que el llanto es de hambre tienes que valorar, dependiendo de su edad, si necesita tomas por la noche, si todavía le das leche por la noche y ya no debes dárselas, ve quitándoselas poco a poco, deja pasar cada vez más tiempo entre cada una de ellas hasta quitarle a su cuerpecito el hábito de comer a esas horas.
Por otra parte, puede que el llanto sea por miedo, si es así acude a calmarle y dale seguridad explicándole que no tiene porque tener miedo. Cuando se haya calmado debes irte para que siga su sueño, si te quedas a su lado el resto de la noche, el día siguiente va a querer que lo vuelvas a hacer. No olvides apagar la luz mientras duerme, es una costumbre que no le beneficia y además es un gasto de energía muy grande.

Sin embargo, puede que el llanto sea por soledad, en este punto debes enseñarle que aunque no estés con él en la misma habitación tu siempre estarás ahí para protegerle y que no está solo y que debe enseñarse a dormir solo. De nuevo, cuando se calme debes abandonar la habitación, si te duermes con él lo estarás acostumbrando a que llorando va a llamar tu atención y va a conseguir de ti lo que se proponga.
Si lo que padece tu hijo es insomnio hay remedios caseros como infusiones para que tenga más facilidad para conciliar el sueño, aunque esto no debe ser una solución para todos los días ya que tiene que enseñarse el hábito de dormir de una manera natural.
Recuerda que decidas lo que decidas has de ser firme y muy constante.