Seleccionar página

Después del parto tienes la oportunidad de fortalecer todavía más el lazo que os une a ti y a tu bebé, la naturaleza te brinda la oportunidad de poder seguir alimentando a tu hijo, pero con la diferencia de que ahora vas a tener la suerte de poder observarle y de que él te mire y te reconozca como su madre.

beneficios de la lactanciaLa lactancia materna es, sin duda, el mejor alimento que un bebé puede recibir durante los primeros meses de vida, no sólo por el aspecto afectivo sino también porque la madre tiene en sus senos el aporte alimenticio más idóneo y equilibrado para un recién nacido. La leche contiene propiedades que le protegen de enfermedades como catarros, bronquiolitis, neumonía, diarrea, otitis, meningitis, infecciones de orina, entercolitis necrotizante, y enfermedades que pudiera adquirir en el futuro como asma y obesidad, así como enfermedades inmunitarias como diabetes, Crohn, colitis ulcerosa e infarto. Y como no, se ha de tener en cuenta que favorece el desarrollo intelectual.

Para la madre también tiene beneficios relacionados con la salud, ya que te ayuda a perder el peso ganado durante el embarazo y baja la probabilidad de padecer anemia tras el parto. Los riesgos de tener hipertensión y depresión postparto también disminuyen, así como de adquirir enfermedades futuras, tales como, osteoporosis, cáncer de mama y cáncer de ovario.

Además, no hay nada más ecológico que usar la leche que la propia mujer produce, evitándose de esta manera malgastar energía en la fabricación de leche artificial, desperdicios en su envasado y contaminación en el transporte. Y, cómo no, el gasto que puede ocasionar la llegada a casa del pequeño queda muy disminuido.

Empezar a darle el pecho en la primera media hora de vida es muy importante, después de la primera hora, el bebé quedará adormecido. Durante este tiempo, su madre, recomendablemente,campaña unicef semana lactancia materna debería permanecer junto a él, al alcance de su mirada y sin perder el contacto con su piel para estar disponible cuando la busque ya que hemos de tener en cuenta que el llanto es un signo tardío de hambre. En las primeras tomas, se segrega un líquido más amarillento y consistente llamado calostro, éste contiene muchas más proteínas, grasas, carbohidratos y sustancias antiinfecciosas para preparar a nuestro bebé, pasadas estas tomas la leche se normalizará haciéndose tal y como la conocemos, más blanca y líquida.

Aunque el pequeño no aparente ninguna carencia, muchas mujeres dejan de amamantar a sus hijos o al menos de manera exclusiva demasiado temprano por miedo a que no le esté aportando la cantidad adecuada de leche, sin pararse a pensar que él come por instintos, la naturaleza le ha traído hasta aquí sano y salvo y hay que confiar en ella.

El principal estímulo que induce la producción de la leche es la succión del recién nacido, para lo que él lleva entrenando desde hace unos meses, por lo tanto, cuanto más mama más leche se produce. La cantidad de leche que se produce se adapta a la que es demandada, ajustándose a lo que el niño necesita.

Recuerda que en el caso de que tengas algún problema en los pechos que te impida amamantar a tu hijo, existe la posibilidad de contactar con alguna asociación de madres de leche; estas mujeres han ido, generación tras generación, ayudando a las nuevas madres a aportarle a sus hijos la leche de la mejor calidad.