Seleccionar página

Estamos delante del animal más grande del mundo, cuando nacen ya miden de 3 a 5 metros y su longitud puede alcanzar, en su edad adulta, entre los 13 y 15 metros, 16 metros si es una hembra. Esta ballena, aparte de por sus dimensiones, se diferencia de las otras por sus callosidades, nacen con ellas y mantienen las mismas durante toda su vida, se podría decir que son como nuestras huellas dactilares. El callo más grande, llamado bonete, lo encontraríamos en la punta del hocico.

Existen dos tipos de ballena franca, la glacial del hemisferio norte y la austral del hemisferio sur, éstas nunca entran en contacto las unas con las otras, porque su franja de hábitat va únicamente de los 20º a los 60º de latitud. (el ecuador es el punto 0º y los polos el 90º).

La caza indiscriminada de estas ballenas las ha puesto en peligro de extinción reduciendo su población en un  90% desde el siglo XIX hasta la actualidad, llegando a disminuirse, según los expertos, hasta aproximadamente los 8000 ejemplares. De echo, su nombre viene a raíz de lo fácil que es cazarlas, por su lenta velocidad de nado (de 5 a 15 km/h de media, la más lenta de las ballenas) y porque flota en la superficie para descansar. El nombre que se le da en inglés es Right Whale que en su traducción sería ballena correcta para cazar que posteriormente se abrevió hasta llamarla franca. En los últimos años, las ONG’s que velan por el medio ambiente ejercen una fuerte presión a los mandatarios de los países para que al fin protejan a las ballenas ilegalizando su caza.

El avistamiento de la ballena austral es común en los oceános de Argentina (Península de Valdés), Australia, Isla de Tristán de Acuña, Nueva Zelanda y Sudáfrica. Sus migraciones de un lugar a otro son continuas a lo largo de toda su vida, obedeciendo a las corrientes marinas y a la temperatura de las aguas en cada estación según sus necesidades.

viaje de la ballena jorobada

Sepamos más sobre la migración de las ballenas

El viaje de la ballena comienza en los meses de septiembre y octubre en las aguas tropicales que son más cálidas, dónde se produce su nacimiento, uno de los lugares más famosos para poder verlas es la Península de Valdés, dónde se reúne el mayor número de ejemplares cerca de la costa. Si bien es cierto que allí es donde nacen, también necesitan estas temperaturas para aparearse.

Como todas las especies en peligro de extinción su reproducción es complicada y caprichosa, su madurez sexual llegan a los 6-7 años, el período de gestación dura alrededor de un año y sólo puede criar cada tres años. A veces, a las hembras se las ve flotando exponiendo las aletas pectorales fuera del agua, esto lo hacen para el amamantamiento (que dura sobre los 18 meses), para el descanso o para evitar la cópula, provocando que los machos, incluso en grupo, le den con las aletas para darle la vuelta. En otras ocasiones, las hembras evaden a los machos dirigiéndose a zonas de muy poca profundidad donde la cópula resulta imposible. Este tipo de comportamiento cooperativo les permite a varios machos copular a una misma hembra. De hecho el sistema de reproducción de esta especie es conocido como promiscuo o poliándrico, donde eventualmente todos los machos tienen posibilidades de copular con todas las hembras.

Los machos tienen los testículos internos como en todos los cetáceos. Son muy pequeños en individuos juveniles (1 a 2 kg.), pero en los adultos pesan alrededor de una tonelada, los mayores del reino animal. Este enorme tamaño está asociado probablemente como consecuencia evolutiva de su difícil procreación, en donde el macho que consiga sacar el esperma de otros machos competidores fuera del aparato reproductivo de la hembra, dejando el suyo depositado, será el que consiga dejar descendientes.

Las últimas que abandonarán la zona son las nuevas crías junto con sus madres, ya que los machos se desentienden de la crianza de los ballenatos.

ballena jorobada y su cria

Su migración empieza entre noviembre y diciembre en busca del alimento que se les proporciona en mayor cantidad en las aguas polares (puesto que su sangre, como la de todos los mamíferos, es caliente y gracias a su gruesa piel pueden mantener la temperatura corporal idónea), a diferencia de lo que podríamos pensar por su tamaño, la ballena se alimenta únicamente de plancton y estas frías aguas tienen gran productividad del mismo. En verdad, no se conocen cuáles son los puntos exactos que recorren durante su migración, es complicado que se dejen ver cuando están en los puntos de aguas frías. En la actualidad, se están investigando maneras de poder seguir su recorrido por satélites, Greenpeace ha estado ofreciendo vía web la posibilidad del seguimiento de las ballenas durante las migraciones.

A finales del verano, ya tienen reservas suficientes para terminar el ciclo que acabará de nuevo en las aguas cálidas de los trópicos para el apareamiento y cría, para volver a empezar la migración otra vez.

 

Curiosidades de la migración

  •  Al contrario de lo que se cree, cuando respiran no expulsan un chorro de agua sino vapor.
  •  En los restos de estos mamíferos se ha podido observar que las extremidades anteriores han evolucionado hasta convertirse en aletas, aunque en sus huesos muestran reminiscencias de elementos óseos articulados terminados en dedos, mientras que las extremidades posteriores se han perdido por completo y no hay ninguna conexión anatómica entre éstas y la cola.
  •  En el fondo del mar no reina el silencio precisamente, y las ballenas son uno de los animales que más sonidos aportan a los océanos. Éste recurso resulta fundamental para la poca visibilidad de las aguas por la que transita, ya que no les deja ver más allá de 15 metros de distancia.
  •  Si se acercan embarcaciones o buceadores reaccionan con movimientos bruscos y se alejan. En ocasiones, cuando se encuentran en la superficie suelen asonar la cabeza fuera del agua hasta el nivel de los ojos para tener una visión del ambiente que la rodea. Ante la posibilidad de embarcaciones, pueden girar el cuerpo y asomar, solamente, uno de sus ojos.
  •  Cuando son pequeños los saltos son simplemente un juego, cuando son más mayores, pero todavía dependientes, lo hacen para que su madre no les pierda de vista. Sin embargo, cuando son adultos lo hacen para avisar de peligros al resto de ejemplares, así como para demostrar su fuerza y cercar su territorio.