Seleccionar página

Comencemos desde el principio: ¿cuál es la mejor comida para un niño? Claro, depende de su edad. En los bebés, el mejor alimento para brindarle los nutrientes que necesitará para crecer y desarrollarse es la leche materna, de allí que sea tan importante la lactancia exclusiva al menos hasta los seis meses de edad. A partir de ahí, podremos ir aumentando la cantidad de alimentos (cuidando de vigilar si le producen alergias).

¿Por qué es tan importante que alimentemos bien a los niños?

Primero, estaremos creándoles hábitos saludables, y segundo, una buena alimentación es la base para una buena salud futura, pues enfermedades como la obesidad, la diabetes, la hipertensión o la arterioesclerosis (todas ellas relacionadas en mayor o menor medida con la alimentación) estarán más lejos de ellos. Además, la malnutrición influye en el desarrollo cerebral y físico de los chicos, impidiéndoles muchas veces una vida plena y satisfactoria.

bebes comiendo
Hay que acostumbrarlos a comer verduras, vegetales y frutas. Un niño necesita cinco porciones diarias. Si son frescas, tanto mejor, pero las almibaradas, las jaleas o mermeladas a base de azúcar refinada no son recomendables.
Evite en lo posible freír los alimentos: resultan más ricos pero también más dañinos, por lo que es muy conveniente que las comidas rápidas o chatarra, basados principalmente en frituras, no estén en el menú cotidiano.
Acostúmbrelos también a comer cereales integrales, y acostúmbrese usted a no utilizar harinas refinadas; en cuanto a los métodos de cocción, el horno, el vapor y la plancha son los mejores.
Asegúrese de que obtenga de las mejores fuentes proteicas la cantidad aconsejada de proteínas, y tenga en cuenta que tanto éstas como la cantidad de hierro y calcio varían según la edad que tenga el niño. Y dele agua en lugar de refrescos y bebidas azucaradas.
Un niño sano, de hábitos sanos, será un adulto sano.