Seleccionar página

Ya has pasado el primer trimestre, a partir de ahora en la mayoría de los embarazos se va notando que poco a poco las molestias que hasta ahora se sentían van a ir desapareciendo o al menos disminuyendo poco a poco. Estás entrando en el período en el que mejor te vas a encontrar, aunque con esto no se quiere decir que no vayas a tener molestías nuevas que hasta ahora no habías tenido.

– Hemorroides – Se ocasionan por la dilatación de las venas del ano,
ésto normalmente
es ocasionado por el extreñimiento o como consecuencia
de la presión del feto. A veces sólo se trata de un leve picor pero en otras
ocasiones pueden llegar a sangrar y ser dolorosas. Durará a lo largo del
embarazo para desaparecer después del parto. La mejor manera de
combatirlas es actuar contra el extreñimiento, tal y como se comenta en el
artículo “Consejos para los primeros meses del embarazo”, también puedes
evitarlas evitando estar sentada mucho rato, así como evitar el consumo
de comidas picantes, tabaco y alcohol.
Cómo aliviarlas: Toma baños sentada de agua fría varias veces al día para reducir la hinchazón
Cuando evacúes, lávate con agua en vez de con papel higiénico.
Ponte una compresa empapada con infusión de amamelis para reducir el picor.
Hazte tres infusiones al día de milenrama, diente de león, ortiga o regaliz.
Ponte una pomada de celidonia o thuya.
acidez y embarazo– Acidez – Se da con más frecuencia hacia el final del segundo trimestre. Ocurre porque las
hormonas del embarazo ablandan las válvulas de aparato digestivo y provocan
que los ácidos del estómago puedan subir. Por supuesto, se han de evitar
las comidas copiosas, picantes o muy condimentadas, así como el café, tabaco,
alcohol, los nervios y el estrés.
Cómo aliviarlas: Cenar ligero y no muy tarde, y hacer cinco comidas moderadas al día.
Duerme con los pies ligeramente elevados.
Tomar yogur o kéfir reducirá los ardores de estómago, pero cuidado con el
resto de los lácteos porque sólo estos tienen estas propiedades.
Hazte infusiones de mazanilla y de menta.

– Dolor de espalda – Durante el embarazo las hormonas ablandan y agrandan los ligamentos
de la pelvis para dar más espacio al bebé. También el feto ejerce presión
modificando hacia adelante la postura de la columna provocando molestias
en la espalda. Si ya se padecían estos dolores durante la menstruación
ahora se harán más frecuentes.

Cómo aliviarlo: Disfruta de un baño relajante con unas gotas de
aceite esencial de lavanda.
Pide que te hagan masajes con aceites esenciales.
Si es verano, aplica una compresa con hielo en la
zona dolorida.
Corrige la postura corporal evita los malos hábitos.
Báñate en una piscina siempre que puedas, es el
mejor medio de evitar las molestias.

– Picores – A causa del estiramiento de la piel en el abdomen se pueden producir picores,
también es posible que los tengas en otras partes del cuerpo que
desapareceran después del parto.

Cómo aliviarlos: Vístete con prendas de algodón evitando los materiales sintéticos, además es
conveniente que no te aprieten.
Bebe infusiones de corteza de díctamo.
Mantén la piel hidratada, es conveniente que utilices alguna crema hidratante.

– Varices – La cantidad de la sangre aumenta y se acumula en los miembros inferiores provocandovarices-embarazo
que las venas se hinchen y duelan. Será más fácil que aparezcan si tienes
antecedentes en la familia. El verano, un exceso de peso y fumar serían causas
que las podrían favorecer. Las vitaminas A, C y E así como los antioxidantes como
el selenio y el zinc contrarrestan los efectos de las sustancias dañinas que en parte
las provocan.

Cómo aliviarlas: Evitar el calor directo en las piernas para no dilatar más las venas.
Come remolacha especialmente si está cruda ya que tiene propiedades
tonificantes y curativas.
Ponte compresas mojadas con aceite o infusión de caléndula.
Evita estar mucho tiempo de pie y siempre que puedas descansa con las
piernas levantadas.
Escoge los pantys especiales de compresión para embarazadas.
Alterna en las duchas con chorros de agua fría de tobillos hacia arriba.
Evita tacones de más de 5 cms. y usa ropa cómoda que no te oprima.
Trata el estreñimiento.

– Micción frecuente – El embarazo y los cambios hormonales que este produce, provocan
un aumento del volúmen de la orina, es posible que por esta causa la vejiga
se irrite y aumente la necesidad de ir al baño. Ésto aumentará a medida que
avance el embarazo.

Cómo aliviarlo: Aunque la mejor solución puede parecer que sea beber menos agua, no lo es.
Debes beber como mínimo un litro y medio de agua al día, ya sabes que te
ayudará a depurarte mejor y es muy importante estar bien hidratada.